Cuando salgo a comer afuera generalmente no tengo muchas expectativas.Primero porque en Costa Rica la mayoría los restaurantes veganos o con opción vegana son o inexistentes o espantosos, y segundo porque en serio casi no hay lugares de verdad ricos para ir a comer.