Scones de limón y ‘buttermilk’

Una de las cosas que noté desde que vivo en Costa Rica es que acá no se comen scones. No se consiguen ni en la panadería ni en las cafeterías y sería demasiado pedir que además sean veganos.

El lado bueno de esta situación es que los scones hechos en casa son mucho más ricos. Recién salidos del horno tienen la textura perfecta: crujientes por fuera y suaves por dentro. La ralladura de limón les da un extra de sabor y el ‘buttermilk’ (que por cierto no sé cómo traducirlo al español) les aporta un delicado toque ácido que además ayuda a que sean mucho más esponjosos.

Entonces a los que no los conozcan (y también a los que sí) los invito a prepararlos. Son fáciles porque no requieren amasado, lo cual es bueno para los que recién están haciéndose amigos de las masas : )

Scones de limón y ‘buttermilk’

PORCIONES: 8 scones

  • 2 tazas de harina
  • 3/4 cucharadita de sal
  • 1/3 taza de azúcar
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio (baking soda)
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 80g de mantequilla vegana bien fría y cortada en cubitos*
  • 2/3 de taza de leche vegetal (sin endulzar) + 1 cucharada extra
  • 2 cucharaditas de vinagre**
  • Ralladura de medio limón
  • 1/2 cucharadita de jugo de limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

*La mantequilla (o manteca en Argentina) se puede reemplazar por aceite de coco. Pueden derretirlo, ponerlo en un molde rectangular y colocarlo en la heladera. Cuando esté solidificado simplemente se corta en cubos pequeños al igual que la mantequilla.
**En este caso yo usé vinagre de manzana. Traten de usar algún vinagre con sabor suave.

buttermilk-mantequilla-vegano

Pasos

1. Precalentar el horno a 200ºC (precalentar por al menos 12 minutos). Preparar una bandeja de horno grande y colocarle un papel anti-adherente.

2. Para hacer el ‘buttermilk’ colocar la leche en una taza y agregarle la cucharadita de vinagre y el jugo de limón. Dejar reposar por 10 minutos. El vinagre y el jugo al ser ingredientes ácidos hacen que la leche se corte generando así una textura más espesa y un sabor más interesante.

3. En un bowl grande agregar la harina, la sal, el bicarbonato, el polvo de hornear, el azúcar y la ralladura de limón. Revolver con un tenedor para que todos los ingredientes se distribuyan bien.

4. Agregar los cubitos bien fríos de mantequilla a la mezcla de harina y con un mezclador de masa como este romperlos hasta que se forme una mezcla arenosa. Si no tienen un mezclador de masa pueden usar un tenedor o la punta de sus dedos.
Lo importante en este paso es integrar la mantequilla con la harina pero cuidando que no se derrita. Si quedan algunos pedacitos más grande que otros, no hay problema.

5. Agregar el extracto de vainilla al ‘buttermilk’ y revolver.

6. Incorporar casi todo el buttermilk a los ingredientes secos y revolver con un tenedor. Si ven que la masa está lo suficientemente húmeda entonces no hace falta completar los 2/3 de taza de líquido.

7. Revolver bien uniendo todos los ingredientes. Un detalle: la masa no hay que amasarla, simplemente unirla. Esto va a hacer que los scones salgan suaves por dentro.

8. Disponerla sobre una superficie con un poco de harina y formar un círculo de 20cm de diámetro y aproximadamente 3cm de alto. Lo scones se pueden cortar de forma triangular como los que yo hice o sino también de forma circular con un cortapasta. Ustedes deciden.

9. Colocar los scones sobre la bandeja de horno y pintarlos con un poquito de leche vegetal. Es importante que no se amontonen ya que crecen en el horno. Pueden agregarles un poco más de azúcar arriba antes de hornearlos.

10. Hornearlos entre 18 y 20 minutos o hasta que estén levemente dorados. ¡Son más deliciosos recién salidos del horno!

mantequilla-vegana

harina-mantequilla-vegana

masa-scones-veganos

masa-scones-cortados

scones-veganos-mermelada-diptico

scones-veganos-mermelada-sola

Notas:

– Pueden reemplazar la ralladura de limón por ralladura de naranja.
– Los scones son customizables por lo que pueden agregarles: pasas de uva, chips de chocolate, frutas frescas. Prueben a ver qué más les gusta.
– Cuando los sirvan pueden comerlos solos o acompañados de mermelada.
– Si les sobraron scones pueden guardarlos en un recipiente hermético y calentarlos en un horno a baja temperatura antes de comerlos.

Si te gustó compartilo:

Más cosas ricas

One comment

Dejame un comentario

To email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *