No sé por qué no subo más recetas de queques al blog si es una de esas cosas que más disfruto hacer. No sólo horneo cuando quiero procrastinar, sino que disfruto mucho hacerlo cuando siento ansiedad o cuando mi día se siente un poco gris.